miércoles, 4 de septiembre de 2013

Jesús no haría encuestas telefonicas para infiltrarse en el pensamiento de la gente y montar relatos demagogicos


COMPARTIENDO DESDE LA PARROQUIA...


A LA LUZ DE LA PALABRA DE DIOS Y DE LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS

 
Evangelio de Lucas 14,25-33

 

“El que no carga con su cruz y me sigue

no puede ser mi discípulo”

 

El Evangelio del próximo fin de semana augura expresiones que claramente remarcan la invitación de seguir a Jesús, pero no de cualquier manera. Las cosas son establecidas con claridad desde el arranque para que después no vengan ni las sorpresas ni los lamentos.

El Evangelio arranca diciendo que “Junto a Jesús iba un gran gentío y él dándose vuelta les dijo: Cualquiera que venga a mí y no me ame más que a su propia vida no puede ser mi discípulo” (Lc. 14,25). A Jesús no le importa las cantidades y esto queda claro porque las condiciones que él establece para su seguimiento no son nada demagógicas. A diferencia de muchos “politiqueros” que suelen invertir en encuestas telefónicas y callejeras (incluso algunas disfrazadas de fines sociales y estudiantiles) para conocer que piensa la gente y en función de eso en sus discursos decirle al “pueblo” lo que quiere escuchar o proceder sin chocar intereses. Así como los programas televisivos del minuto a minuto incorporan o desagregan contenidos en función del rating , los “politiqueros” de estos tiempos dicen o no dicen , hacen o no hacen en función de los números de seguidores. No importa ni la moralidad ni la legalidad de los actos. Importa no tener costos políticos. Importa cuántos y quiénes me siguen y no como caminamos.

A Jesús no le importa tener  o no tener seguidores. Es sumamente claro. Lo que le importa son los costos que agravan las condiciones de vida cuando los corazones se vuelven insensibles, hipócritas e injustos.

Tomando algunas expresiones de J.A. Pagola: Sorprende la libertad del Papa Francisco para denunciar estilos de cristianos que poco tienen que ver con los discípulos de Jesús: “cristianos de buenos modales, pero malas costumbres”, “creyentes de museo”, “hipócritas de la casuística”, “cristianos incapaces de vivir contra corriente”, “cristianos corruptos que solo piensan en sí mismos”, “cristianos ´bien educaditos´ que no anuncian ni viven el evangelio” ...”

Recomparto expresiones del Papa Francisco que son orientadoras respecto a un “programa espiritual sintetizado”: “¿Qué tenemos que hacer padre?, Mira lee las bienaventuranzas que te van a venir bien y si queres saber qué cosa práctica tienes que hacer, lee Mateo 25 que es el protocolo con el cual nos van juzgar. Con esas dos cosas tienen el programa de acción: las bienaventuranzas y Mateo 25 no necesitan leer otra cosa, se los pido de corazón

Bendiciones!!!

P. Cristian Bonin