miércoles, 7 de noviembre de 2018

¿Donde está Daniel Francisco Solano?- Escrito publicado en Agenda Latinoamericana Mundial 2019




A principio de año a través de Natalia Waimann se creo el contacto con Fernando Guzman que labura desde la Fundación PROCLADE (Promoción Claretiana de Desarrollo) quien invitó a elaborar un breve escrito vinculado a la búsqueda de Daniel Francisco Solano para integrarlo a la variedad de vivencias y expresiones que se revelan desde la Agenda Latinoamericana Mundial 2019. 
El escrito fue realizado durante el arranque del debate judicial y atravesados por  la muerte de Gualberto Solano. En junio se comunicaron desde la Agenda que lo publicarían y eso representa una alegría porque es una forma más de amplificar a países de los 5 continentes la pregunta ¿Donde está Daniel Solano? y el compromiso ... más allá de tantos desgastes y dificultades ... de ¡¡¡Daniel , te estamos BUSCANDO!!!... 
... Una alegría también que esta pregunta y esta búsqueda se entrame en el coro de voces que desde la agenda entonamos una melodía esperanzada en tiempos de encarnación real de justicia y gozo social entre quienes están  Don Pedro Casaldaliga ; María Lopez Vigil ; David Molineaux; Adolfo Perez Esquivel; Philiph Wholen; Marcela Saenz ; José María Vigil  y tant@s andadores de camino más ... 

Contenido textual:

La lucha cotidiana y persistente contra la impunidad
¿Dónde está Daniel Francisco Solano?

Convido vivencias parado en una pregunta y en una acción: ¿Dónde está Daniel Francisco Solano? ¡Daniel, te estamos buscando!
Muchos convivimos con esta pregunta y esta acción desde la madrugada del 5 de noviembre de 2011, cuando se vio por última vez a Daniel Solano, quien era sacado a los empujones por personal policial de un local bailable de ChoeleChoel, en la provincia de Rio Negro.

Daniel y Gualberto Solano

 La mirada del papá de Daniel : Gualberto Solano es padre de cinco hijos, siendo Daniel el único varón. La familia Solano vive en la comunidad guaraní de Misión Cherenta, Tartagal (Salta). La mamá de Daniel falleció cuando los hijos eran pequeños. Desde entonces, Gualberto, sin su compañera de vida, se ocupó de trabajar y criarlos. En octubre de 2011, estando desempleado, Daniel acepta la oferta laboral de raleo y cosecha de la manzana, lo que supone establecerse en la provincia de Rio Negro. Luego de despedirse de su familia y de su novia, se subió al ómnibus organizado por la empresa Agrocosecha-Expofrut y emprendió viaje: Daniel desplegó sus alas para iniciar el vuelo de los obreros golondrina.
El lunes 7 de noviembre de 2011, Gualberto fue notificado que su hijo no se había presentado a trabajar y no se sabía nada de él. Inmediatamente viajó al sur para ubicarlo.Durante los primeros treinta días se realizaron rastrillajes y se pegó cartelería con el rostro de Daniel. Nadie había visto ni sabía nada. La empresa Agrocosecha le proporcionó a la familia Solano dos abogados y las investigaciones del caso las llevó la policía rionegrina. Estos actores solventaban la hipótesis de que Daniel se escapó por algún motivo a Neuquén. La idea era trasladar la búsqueda a un escenario infértil de posibilidades de esclarecimiento y así desgastar a la familia Solano.




Gualberto regando el Árbol de Daniel (ubicado frente al juzgado)

Gualberto empezó a ver que no se estaban haciendo las cosas bien. Lo empezó a ver muy lejos de su querencia, en un lugar que desconocía, angustiado por la desaparición de su hijo, solo, sin recursos  y en manos de encubridores. Esto no lo desalentó, sino que lo motivo a pedir auxilio a otras personas. Y esto implicó solidarizarnos con fuerza y sin mezquindades. Porque buscar sin importar los costos, genera movimientos sísmicos que se producen como reacción a intereses, prácticas y órdenes sociales que se ven desequilibrados. Gualberto ante estas situaciones siempre acentuó “Yo no vine a buscar problemas, vine a buscar a mi hijo”.







La mirada del acampe: Gualberto Solano y algunos integrantes de su familia resolvieron instalarse en ChoeleChoel hasta encontrar a Daniel. Lo mismo hicieron los nuevos abogados de la causa Sergio Heredia y Leandro Aparicio. Montaron una carpa en la plazoleta ubicada frente al juzgado penal 30 para hacer más visible el reclamo por la aparición de Daniel. La familia Solano y el abogado alternaban entre el acampe y la casa parroquial  como lugar de descanso, aseo y también de trabajo. Muchos pensaron que el acampe era una iniciativa fugaz. Desde 2012 hasta la fecha el acampe está en pie. Nutrido de la constancia insobornable de un papá que lucha por encontrar a su hijo, se ha transformado en un símbolo contemporáneo y vivo. Es la fortaleza en lo frágil, la grandeza en lo pequeño, la autoridad moral en lo simple, extraoficial y sin nombramientos. Inspiración para trabajar contra las injusticias y trinchera de esperanzas. Lugar desde donde se destejen los disfraces de la impunidad para tejer abrigo social.
El gobierno provincial trató de desarmar el acampe ofertando a la familia Solano la comodidad de una casa y otros espejitos de colores. A su vez, el Poder Judicial, en varias ocasiones intentó con medidas judiciales cortar el suministro eléctrico y levantarlo. Todo sin éxito. Allí, hasta su muerte, reclamó Gualberto Solano.


Reparando el acampe después de un fuerte temporal de viento

Cumpleaños de Sergio en el acampe

La muerte de Gualberto: El corazón de Gualberto dejó de latir sangre, ternura, lucha y búsqueda el 3 de abril de 2018. La impunidad cansa, enferma y mata. Mientras sepultaban a Gualberto en Tartagal, en ChoeleChoel decidimos convocarnos en el acampe para vivir su muerte. Hubo un micrófono abierto para que espontánea y respetuosamente nos expresemos. Los más jóvenes, con lágrimas en los ojos decían: ¡gracias Gualberto! Los adultos, con un nudo en la garganta, expresamos: ¡perdón Gualberto!
3 de abril ... luego de la marcha de luz por Gualberto ... la gente dejo al pie del Árbol de Daniel su vela ... su luz




El Juicio: Desde el 20 de febrero de 2018 en la ciudad judicial de General Roca se viene llevando adelante el debate judicial por el homicidio y desaparición de Daniel Francisco Solano, que compromete en la primera etapa a siete policías, pero que se extiende a veintidós causas más que abarcan la explotación obrera, narcotráfico y encubrimiento desde la función pública.





Buscar la hilacha: La búsqueda de Daniel fue y es algo así como estar frente a un gran telón que fija un límite a la mirada y, al observar un hilito deshilachado, resolver tirar de él para desentramar y ovillar. Numerosas claridades empiezan a asomar en la vivencia paradojal de tener que desarmar para reconstruir. Muchas voces empezaron a reaccionar en oposición a esto. Pero seguimos desentramando y ovillando. A medida que se fue y se va destejiendo ese gran telón empezamos a entrever lo que hay detrás, lo que es inconveniente que se visibilice porque expone la violencia policial, los pactos y maniobras de la misma fuerza para encubrir, un poder político y judicial proteccionista del poder policial, empresas frutícolas cuya rentabilidad está basada en perversos mecanismos de explotación obrera, empresas privadas corruptas protegidas por funcionarios y organismos públicos deshonestos, el gremio del trabajador rural que es embajador del patrón antes que representante del obrero,la ruta norte-sur del narcotráfico en Argentina, un poder político incómodo y evasivo, pidiendo siempre “tranquilidad y prudencia”, “confianza en los tiempos de la justicia”. Todos disfraces semánticos de la intención  “hagan silencio” y “esperen hasta agotarse”, es decir: “¡NO BUSQUEN!”.

Las propias hilachas, los propios telones: A Daniel aún no lo encontramos, pero en su búsqueda nos fuimos encontrando. Para muchos, como es mi caso, entrever por las costuras destejidas del telón este conjunto de prácticas corruptas y sus consecuencias representó un golpe de realidad que me desacomodo, provocó crisis y  ayudó a  asumir que venía viviendo con los ojos vendados. Me avergüenza expresar que he considerado el “ver” como una maldición. Buscar a Daniel me implica el ejercicio de destejer los propios y pequeños telones que llevo como párpados caídos o anteojeras. Como aquél ciego del costado del camino al que Jesús le preguntó “¿Qué querés que haga por vos?”. “¡Quiero recuperar la vista!”, respondió él(Lc. 18,41).Me pasó y me pasa  que mientras buscamos a Daniel me fui encontrando conmigo, con mis cobardías y osadías, con mis verdaderos sueños e intereses, con quién soy y que sentido quiero darle a mi vida. Lo que hacemos a partir de lo que vemos es oportunidad de ver quiénes somos. Del mismo modo, los comportamientos de Valle Medio ante la desaparición de Daniel, revelan rasgos del yo social que somos y conformamos.

Un lugar desde donde mirar: Alguien supo escribir que la vida se piensa muy distinto en un palacio que desde un precario ranchito. La mirada que tenemos sobre la realidad en buena parte se alimenta de la coordenada existencial en la que estamos parados. La elección de mirar desde el lugar de la víctima, desde el lugar del “aborigen foráneo” que viene a buscar a su hijo desaparecido, desde el lugar del obrero golondrina históricamente explotado, me ubicó en el crudo pero privilegiado lugar de poder ver mejor. Como cristiano no debería representar esto una novedad porque Jesús invita con su vida a transformar el mundo desde el lugar de los últimos, pero se ve que mi praxis de vida estaba desamarrada de este saber primario.
El aquí y ahora de la víctima es el incomodo pero potente lugar vital desde donde comprender la realidad y dejarnos conmover por las exigencias de cambio y conversión por un mundo justo y gozoso.













lunes, 5 de noviembre de 2018

5 de noviembre de 2018 - 7 años SIN DANIEL FRANCISCO SOLANO



Fotos_Rosario Gonzalez Codoni

7 años SIN DANIEL FRANCISCO SOLANO 

Comparto imagenes que reflejan parte de lo vivenciado durante la misa de hoy en el acampe , alrededor del Árbol de Daniel . Al pie del árbol las imagenes de Daniel Solano , Gualberto Solano y Juana (mamá de Gualberto y abuela de Daniel , fallecida en 2016). También la cruz de palo santo en la que estaba enredada la cadena que Gualberto usó en las huelgas de hambre. 
Después de leer el evangelio de las Bienaventuranzas (Mt. 5,3-12) leímos una carta enviada desde Tartagal por Romina Solano y otra enviada desde Viedma por el P.O.Esteban Laxague (al final de las imagenes transcribimos los contenidos completos de ambas cartas). En un momento de reflexión abierta a la intervención de quien quisiera expresar alguna realidad que se consustancie con lo que nos convocaba  Sergio Heredia compartió la situación de dos familias  de Lamarque cuyos hijos padecieron este fin de semana acciones de violencia policial y montaje de escena para justificar los golpes y el uso de armas con munición de goma. Las familias que hace más de 20 años viven en Lamarque estuvieron presentes y sensibilizaba su situación de perplejidad, dolor e indefensión.   
Los signos compartidos ... las maravillosas y luminosas letras de las canciones que acompañaron ... el clima que se fue construyendo .... nos ayudó a mantener lucida la memoria de lo que representan estos 7 años ... y a no dejar de aspirar aquellas maduraciones de unidad y solidaridad purificada de egoismos e hipocresías que solventen fortalezas para confrontar y transformar con creatividad , acierto , hondura y efectividad aquellas situaciones que refuerzan la reproducción de injusticias e impiden el legitimo gozo social.  















CARTA DE P.O.ESTEBAN LAXAGUE:

Un nuevo aniversario de la desaparición de Daniel Solano.
El lunes 29 de octubre regresando de Choele Choel - donde pude compartir la última jornada del Campamento Rocas Vivas - ya en Viedma cerrando ese día, con los rostros de todos esos adolescentes y educadores encontrados en el campamento, estaban también los rostros de Daniel Solano, de Don Gualberto, de Julieta Vinaya (fallecida el domingo)  y  tantos otros. Con todos esos rostros  fui a celebrar la Eucaristía y allí me quedó resonando lo de San Pablo: "Vivan como hijos de la luz" (Ef. 5,8) .
“Vivir en la luz” es encontrarse con la realidad, con todos sus aspectos, de vida y de muerte …
La ausencia de Daniel Solano no puede no estar presente para quienes buscan vivir en la luz.  Y su ausencia habla de violencia, ocultamiento, muerte, inoperancia, corrupción, desidia, complicidad,  ..... Pero para quienes buscan vivir en la luz la ausencia de Daniel también nos regala y pone de manifiesto la solidaridad, el compromiso por la verdad y la justicia, la presencia incondicional de unos y otros, la fuerza de los pacíficos, el valor de los hechos ante las meras promesas y palabras, el no dejarse acallar ni vencer por el miedo, la fuerza de la unión, …y tantas otras cosas grandes
Vivir en la luz nos permite  aprender, sumarse al camino  concreto de los que luchan por la verdad y la justicia, de los que no se cansan de creer que la paz es posible y se construye solo si la vida de todos, sin excluir a nadie, es respetada y cuidada.
Y en este camino, para quienes no queremos traicionar  la luz,  llega me parece el momento de bregar por el saneamiento de las instituciones. Cuántas instituciones hemos creados como Nación para construir el bien común, cuántas instituciones hemos creados para velar por la justicia y la verdad, .... pero los hechos nos muestran que no hay luz en ellas!!! Cuántas desilusiones día a día nos provocan entonces.  Vivimos un descreimiento creciente de las instituciones públicas porque no velan por la vida de todos....
No será el momento de asumir un decidido compromiso en cuidar que cada institución esté al servicio de la comunidad, sin dejarse ganar por la desidia, los miedos, las complicidades, la corrupción. La desaparición de Daniel Solano, unido a tantos otros acontecimientos de ayer, y lamentablemente también de hoy, no  nos estará exigiendo este paso de renovar las instituciones públicas en orden a un decidido compromiso por el bien común por parte de quienes la integran ??? Yo creo que sí, que por ahí va el camino. Que el "basta de ...." se transforme al mismo tiempo en exigencia  de una renovada responsabilidad  de quienes tienen un servicio público.
Que Dios Padre nos conceda “vivir como hijos de la luz”
Padre Obispo Esteban Laxague


CARTA DE ROMINA SOLANO:

Tartagal 05 de Noviembre de 2018

A los amigos/as quienes nos acompañaron en la búsqueda de Daniel:                                                    
                                             Hoy se cumple un nuevo aniversario de la muerte y desaparición forzada de Daniel, son siete años de lucha, de resistencia de espera y espera para que nos entreguen el cuerpo y pueda estar en el lugar donde debe de estar, al lado de su Papa y abuela.                                           
Este día queremos recordar especialmente a la persona que llego a este acampe y la JUSTICIA TARDIA hizo que nos dejara, nuestro recuerdo a un Papa que la lucho, la peleo para obtener JUSTICIA y que le devuelvan a ese hijo que le fue arrebatado. Gualberto Solano, el viejito como algunos de ustedes que están ahora presentes en esta misa lo llamaban, él la lucho, sí que lucho!!Por amor a su hijo.
 El acampe, la plaza son testigos de todo lo que hizo, de cada una de sus decisiones para que la inoperancia de quienes debieran implantar JUSTICIA, tomaran acciones correspondiente a lo que el pedía, nada más ni nada menos que JUSTICIA, el cuerpo de su preciado hijo, y que los responsables del asesinato y desaparición de Daniel asuman la responsabilidad de lo que hicieron. Él y ninguno de nosotros su familia hemos deseado el mal o la venganza hacia ellos que tienen sus manos manchadas con sangre, sangre de un inocente, sí pedimos que estén donde corresponde por el delito que han cometido, pero jamás le desearíamos la muerte más allá del dolor tan grande que nos han causado, porque por el dolor de la muerte de DANIEL, mi abuela quien se nos fue por tanta tristeza que llevaba dentro al no tener a su nieto e hijos a su lado. Y el 3 de abril de 2018, la desidia, la inoperancia del PODER JUDICIAL, acabó con la vida de mi tío GUALBERTO, un luchador que nos dejó tantas enseñanzas, su lema¨ No bajar los brazos¨.                                                                                                                                                       
                                        En este momento se viene a mi mente aquellas palabras del último encadenamiento que hizo: ¨SI NO SE BUSCA A MI HIJO EN EL JAGUEL, ME VAN A TENER QUE SACAR DE AQUÍ EN UN CAJON¨ fueron palabras  muy fuertes que uno no lograba entender porque esas decisiones de encadenarse, hacer una huelga de hambre. Queríamos verlo bien a él, pero la JUSTICIA TARDIA te lleva a tomar ACCIONES para que REACCIONEN y no sean tan inoperantes. Y así también entendí que lo que a tío GUALBERTO lo movía era la de un PADRE que llevaba un dolor inmenso en su corazón, y ese amor inquebrantable hacia su hijo. Tío GUALBERTO nos dejó su  fortaleza, sus palabras que están intactas en nuestro corazón y algunos de ustedes lo saben, saben cuáles son esas palabras: ‘NO SE OLVIDEN DE MI CHANGO,SIGAN BUSCANDO ‘fueron las palabras del viejito antes de regresar a TARTAGAL, a algunos les dejo con un abrazo muy fuerte, a otros una sonrisas y algo inusual que nunca lo había hecho como traer las llaves del hogar de paso, hogar, su hogar donde descansaba por las noches, ese lugar que Ud. PADRE CRISTIAN le brindo por tantos años, como si el supiera que ya no regresaría más a CHOELE CHOEL, le dejo una sonrisa, un abrazo, su cariño incondicional a Ud. Tío nos dejó su pisadas firmes, en este acampe, en esas calles, en la vereda del Juzgado, en la Parroquia.                                                                                                         
                                      
 Son siete años de pedido de Justicia, DANIEL está muerto, eso lo sabemos y fue probado durante el debate del JUICIO, donde pocas audiencias pudo estar tío GUALBERTO, él se fue sabiendo y miro a los ojos a los que dañaron a su hijo. Seis años tuvo que pasar para que el juicio se llevara a cabo, casi tres años desde que se supo que habían tirado el cuerpo de DANIEL en un Jaguel. Mucho tiempo se esperó y continuamos esperando para que la JUSTICIA reaccione y accione, siete policías están condenados a cadena perpetua por HOMICIDIO. Si bien no estáfirme, por instancia de apelación, que es un DERECHO, DERECHO que DANIEL no tuvo por parte de sus agresores, instancia de escucha cuando pedía que no lo golpeen más!!Instancia de escucha del PODER JUDICIAL, en los momentos que tío GUALBERTO pedía para que buscaran a su hijo. Nos resulta incoherente que continúen trabajando en la fuerza, ya que la sentencia fue unánime y se probó el homicidio.
                                                   Durante estos años, ustedes quienes están presentes fueron y son Pilares fundamentales en esta lucha, P.OEsteban, PadreCristian, quienes cobijaron a tío GUALBERTO, A MI FAMILIA Y A NUESTROS ABOGADOS SERGIO HEREDIA Y LEANDRO APARICIO SIN ELLOS NO HUBIÉSEMOS SABIDO JAMÁS QUE PASO CON DANIEL NI HABRÍA CONDENA , hay una parte de la palabra de DIOS donde se nos dice que debemos anunciar el evangelio pero también denunciar, denunciar lo que está mal. Padre Cristian y Padre Obispo reflejan eso, el ejemplo de servicio, de entrega, de solidaridad. Así como también son solidarias las personitas que hemos conocido en este camino de búsqueda y dolor, la Sra.Anita, quién fue una hermana para tío Gualberto, sepa Ud. Que el cariño era mutuo, el viejito la apreciaba mucho, tanto que a Ud. le dejo ese mensaje de no olvidarnos de Daniel, la Sra.Margarita,su esposo e hijas son parte de nuestra familia, DIOS es tan grande y misericordioso que puso en el camino a ustedes quienes siempre le sacaban unas sonrisas a tío y a nosotros, Juan Quiriban … gracias,gracias por cuidar de tío y de nosotros cuando un temporal se venía y acomodabas el acampe, Doña Olguita , Jorge , Raúl y familia … gracias. Noé y Roberto, lo conocieron en lo más íntimo al viejito, le brindaron todo su afecto y cariño. Pablo lo cuidaste como un hijo a un Padre, algo quedo pendiente pero tene la seguridad que el día que te recibas, él estará allí presente, abrazándote desde el cielo. Marcela, Daniel, Luisina, Andrea, muchas muchas gracias por hacer suyo el pedido de Justicia,Sra Alicia y Don Ignacio e hijos/as gracias por tanto amor brindado a mi familia en especial a tío Gualberto, las personas amigas de la Pquia. Sagrado corazón de Jesus,de las Cpllas.Maria auxiliadora,San Jose y San Cayetano ,a los sacerdotes que acompañaron en las misas celebradas los 5 de noviembre en el acampe. En todos ustedes en nombre de mi familia de mi abuelo Manuel Solano, Papá de tío Gualberto, agradecemos a todos en general por la muestra de solidaridad y acompañamiento en la lucha de búsqueda de VERDAD Y JUSTICIA.                                                                                                                                                                                                                       No nos olvidemos de quien dejo marcas de huellas, pisadas firmes allí, en ese acampe, de quien rego ese arbolito para que la esperanza de crecer ante tanta adversidad, brotára y no se desvaneciera. Las manos de quienes tienen el alma y el corazón sin amor, amor al prójimo nos quitaron a DANIEL, la pena y la tristeza hizo que mi abuela partiera, el dolor inmenso, la desidia, la justicia tardía nos arrebató de nuestras vidas a tío Gualberto y el dolor que llevamos no se puede explicar, se aprende a vivir con eso, a sobrellevar tanto dolor. Entre los que dañaron la vida de DANIEL siempre habrá una diferencia, ellos estarán privados de su libertad, sus hijos los visitaran y a nosotros nos queda visitar una tumba. Solo rogamos a DIOS que de sus bocas salga el decir donde han dejado el cuerpo de DANIEL y nos lo entreguen para que este al lado de mi abuela y de su papa.                                                                                                     
                                         EL 5 DE NOVIEMBRE DE 2011 EL GOLONDRINA VOLO, LO OBLIGARON A PARTIR DE ESTE MUNDO.Y SU REGALO MAS PRECIADO SE FUE UN 3 DE ABRIL DE 2018, DEJANDONOS UN MENSAJE: ´´´´NO SE OLVIDEN DE MI CHANGO´´´´¨SIGAN BUSCANDO´´´´
DANIEL Y GUALBERTO SOLANO!!!!PRESENTES!!!!
                                                                                                                           FAMILIA SOLANO.

lunes, 1 de octubre de 2018

El ponchito de la imagen de Ceferino en Tartagal



Imagenes gentileza de_Sergio Heredia_Romina Solano_Ambrosio Lipovec


Este último fin de semana en la Parroquia Santa Rosa de Lima (Tartagal) donde fue bautizado Daniel Francisco Solano se compartió el signo de recibir el ponchito compartido por el P.O.Esteban a las comunidades de Choele Choel y Tartagal durante la última festividad de Ceferino Namuncura en Chimpay.
La comunidad acompañada por el padre Carmelo recibió el ponchito , signo de cobijo para intemperies y tiempos tormentosos , con mucho afecto. Compartieron el lindo gesto de todos ser abrigados por el significado del ponchito …

Sergio Heredia compartió algunas vivencias del sur  para estimular a unirnos cada vez más y mejor a favor de lo que plenifica y dignifica. Nada o poco se logra sin generosidad y visión de bien común. La familia de Luis Miguel Orias (obrero Tartagalense , ocupado por Expofrut y fallecido en 2017 en Lamarque) entrego una imagen de la Virgen de la Peña para enviarla al sur …  aquí la recibiremos con mucho cariño para realizar algo en homenaje y valoración de los obreros raleadores , podadores y cosechadores …
La segunda lectura propia de la liturgia del 30 de septiembre providencialmente dice :

“Ahora, ustedes los ricos, escuchen con cuidado. Ustedes acumulan riquezas. Pero claman contra ustedes los sueldos que, con engaños, no han pagado a los que trabajaron levantando sus cosechas. ¡Y el clamor de esos trabajadores ha llegado a los oídos del Señor de los ejércitos! Aquí en la tierra, ustedes han vivido rodeados de placeres, y lo único que han logrado es engordar para el día de la matanza. A la gente honrada la han condenado a morir, sin que ellos pudieran defenderse (Santiago 5:1-6).

El P.O.Esteban Laxague elaboro una cartita para compartir junto al poncho que reza:
Queridos hermanos llega a Uds. este ponchito desde lejos, desde Chimpay (Provincia de Río Negro), a orillas de ese río generoso (el Río Negro) que como regalo de Dios no se cansa de ser fuente de vida. Allí junto a ese río en el año 1886 nace Ceferino Namuncurá, hijo de Don Manuel Namuncurá y Rosario Burgos. Una vida muy que a los ojos de los poderosos poco futuro tendría ya que nace en un pueblo acorralado por el hambre, la pobreza, la humillación, la derrota, la muerte. Pero una vez más la bondad de Dios se manifiesta, Él cuida de los que no cuentan para el mundo y su amor se manifiesta en esa comunidad y suceden cosas grandes como justamente ésta: que un niño con apenas 11 años, llamado Ceferino Namuncurá, mira la realidad de su gente con esperanza y por eso se planta delante de su papá y le dice: "papá quiero estudiar para ser útil a mi pueblo. Fíjate papá por no saber leer ni escribir cómo nos explotan, cómo sufrimos, cómo somos olvidados". Y don Manuel - su papá - como esos hombres grandes apuesta por su hijo, cree que su hijo puede aportar vida nueva a su gente, y así lo acompaña a Bs.As. para empezar a estudiar. Y allí en Bs.As. Ceferino toma en serio su sueño, ese proyecto de ser útil a los demás, no abandonará nunca ese camino, aún cuando la enfermedad lo debilita y arrebata su vida entre nosotros a los 18 años. Su partida de este mundo no fue abandonar ese proyecto de "ser útil a su pueblo", Ceferino sigue ayudando a su gente acompañando a tantos que poniendo su mirada en él hacen de su vida un servicio por el otro. 
Llega entre ustedes ese ponchito que algún peregrino trajo a Chimpay y colocó junto a Ceferino. Lo tajo un peregrino que no tengo su nombre, ni su rostro ... ya que fueron muchos y muchos los peregrinos que se arrimaron ese 26 de agosto de 2018 a Chimpay. Pero sí estoy seguro que viene de un hermano que aprendió de Ceferino Namuncurá que la vida hay que jugarla haciendo el bien. Que nada hay más hermoso e importante sino cobijar a los demás, al que sufre, al que tiene frío, al que está solo, ...., que la vida es unirse entre nosotros y con Dios para hacer el bien ...  que con esa Fe en Dios y la unión entre nosotros toda persona puede ser útil en el mundo para su gente.
Queridos amigos, que la presencia del ponchito misionero que cubrió unas horas la imagen de Ceferino en Chimpay y  ahora está entre ustedes sea siempre signo que Dios está muy cerca nuestro y que con El nada hemos de temer; que nuestra vida vale mucho y que tenemos la misión grande  de jugarnos por el bien del otro.
Un abrazo. Cada vez que vaya a Chimpay y me encuentre con Ceferino me uniré a Ustedes, rezaré por ustedes en la certeza que ustedes se ponen el poncho de Ceferino para vencer el mal haciendo el bien. Que tantos seres queridos como Daniel Solano, Don Gualberto Solano, y otros ..... nos animen a construir un mundo de paz en la verdad y la justicia. 
Diosito los bendiga. Ceferino Namuncurá los acompañe"
Padre Obispo Esteban

Un abrazo grande para Sergio y toda su familia , las familias Solano , Orias , Peradillo y todas las familias de la comunidad de Tartagal. Muchas bendiciones!!!!! ¡¡¡Daniel Solano te seguimos Buscando!!! ¡¡¡Gualberto Solano Presente!!!
Cristian Bonin