viernes, 25 de septiembre de 2015

Todos los textos de lo dicho por Papa Francisco en Cuba




 Al final de algunos extractos "sabrosos" del Papa Francisco que escogí de lo dicho durante su visita a Cuba está el archivo que compendia con indice y orden cronologico todos los discursos y homilías realizadas en esta experiencia misionera. El contenido de los mismos es fehaciente y sin "cortapisas". En los proximos días compartiremos lo expresado por el Papa en E.E.U.U . A ir de a poquito ... degustando gradualmente lo que tan sabiamente viene manifestando. Interpretemos que mucho de lo que él dice tiene un valor transnacional y transcontextual ... no nos paremos en el anden de ¿a ver que le dice el Papa a los cubanos? ... sino ¿ a ver que nos dice el Papa? ... 
Veo como la imagen de él se viraliza por los medios y las redes con expresiones dichas por él y otras atribuídas pero no dichas por él ... está lleno de papamaniacos ...  si a lo que hay de Dios en sus expresiones y gestos  no lo permeamos hacia el interior de nuestras vidas y comunidades no tiene ningún sentido sus dichos y hechos  ... es palabra y gesto que muere ... es semilla que cae sobre piedra .... no tiene ningún sentido porque no habrá cambios que nazcan consustanciados con esa palabra y con esos gestos que tantos celebran/amos ... 
Uno es testigo como tantos "abonan con sus heces" la vida del más pobre mientras empapelan sus cuentas personales de red social con expresiones del Papa ...
 p.Cristian

“Desde hace varios meses, estamos siendo testigos de un acontecimiento que nos llena de esperanza: el proceso de normalización de las relaciones entre dos pueblos, tras años de distanciamiento. Es un proceso, es un signo de la victoria de la cultura del encuentro, del diálogo, del «sistema del acrecentamiento universal… por sobre el sistema, muerto para siempre, de dinastía y de grupos», decía José Martí”(extracto del discurso el día de llegada)

Servir significa, en gran parte, cuidar la fragilidad. Servir significa cuidar a los frágiles de nuestras familias, de nuestra sociedad, de nuestro pueblo. Son los rostros sufrientes, desprotegidos y angustiados a los que Jesús propone mirar e invita concretamente a amar. Amor que se plasma en acciones y decisiones. Amor que se manifiesta en las distintas tareas que como ciudadanos estamos invitados a desarrollar. Son personas de carne y hueso, con su vida, su historia y especialmente con su fragilidad, las que Jesús nos invita a defender, a cuidar y a servir. Porque ser cristiano entraña servir la dignidad de sus hermanos, luchar por la dignidad de sus hermanos y vivir para la dignidad de sus hermanos.
Por eso, el cristiano es invitado siempre a dejar de lado sus búsquedas, afanes, deseos de omnipotencia ante la mirada concreta de los más frágiles. Hay un «servicio» que sirve a los otros; pero tenemos que cuidarnos del otro servicio, de la tentación del «servicio» que «se» sirve de los otros. Hay una forma de ejercer el servicio que tiene como interés el beneficiar a los «míos», en nombre de lo «nuestro». Ese servicio siempre deja a los «tuyos» por fuera, generando una dinámica de exclusión. Todos estamos llamados por vocación cristiana al servicio que sirve y a ayudarnos mutuamente a no caer en las tentaciones del «servicio que
se sirve». Todos estamos invitados, estimulados por Jesús a hacernos cargo los unos de los otros por amor. Y esto sin mirar de costado para ver lo que el vecino hace o ha dejado de hacer. Jesús dice: «Quien quiera ser el primero, que sea el último y el servidor de todos» (extracto de homilía compartida en la Plaza de la Revolución José Martí , el 20 de septiembre)

“¿Tú eres capaz de sacrificarte por un futuro? ¿O solamente quieres vivir el presente y que se arreglen los que vengan? La esperanza es fecunda, la esperanza da vida. ¿Vos sos capaz de dar vida? ¿O vas a ser un chico o chica espiritualmente estéril, sin capacidad de crear vida a los demás, sin capacidad de crear amistad social, sin capacidad de crear patria, sin capacidad de crear grandeza? La esperanza es fecunda. Evidentemente que un pueblo que no se preocupa por dar trabajo a los jóvenes, un pueblo y cuando digo pueblo no digo gobiernos, todo el pueblo, la preocupación de la gente, de que nuestros jóvenes no trabajan, ese pueblo no tiene futuro. Los jóvenes entran a formar parte de la cultura del descarte y todos sabemos que hoy en este imperio del Dios dinero se descartan las cosas y se descartan las personas. Se descartan los chicos porque no se los quiere o porque se los mata antes de nacer, se descartan los ancianos. Estoy hablando del mundo en general, se descartan los ancianos porque ya no producen.” (Saludo a los jóvenes , 20 de septiembre de 2015)


Textos (formato pdf) ... también está en la bibliotequita digital ... hace click ....
https://www.dropbox.com/s/e8whm9pnooakfui/PapaenCuba.pdf?dl=0