viernes, 25 de diciembre de 2015

23 de diciembre , compartimos Nochebuena en la cárcel junto al P.O.Esteban


Imagenes: Gentileza Celia Almirón



El miércoles 23 de diciembre compartimos misa de Nochebuena en el Servicio Penitenciario de Choele Choel. Un muy buen clima de encuentro, oración y reflexión acompañados por el P.O. Esteban.
Replicamos el signo del “Árbol de la Vida” (nuestro arbolito de navidad parroquial) que empezamos a darle forma el 8 de diciembre. Desde ese día el árbol fue recogiendo manos, fueron aflorando frutos.
En Navidad recordamos que la Vida de Dios nace, se encarna en la historia, se hace presente y acompaña en primera persona, vida que es dada a luz entre los postergados, los no valorados. Vida que es maravillosa y a la vez frágil.
Las manos de José y María amasaron vivencias de crecimiento en el niño Dios. Sin sus manos, el niño moría. Manos de niño que cuando se hace joven están al servicio de bendecir , alentar , sanar , sembrar, pastorear,  sostener, orientar , contener , trabajar, advertir , indicar , abrazar , partir el pan para compartir …
En el signo de unir nuestras manos a ese árbol dejamos impreso el deseo real de que nuestras manos sean manos para la Vida y en ese entrelazamiento de distintas manos asumimos que la solidaridad grupal, la organización comunitaria, el crecer con otros  multiplica la capacidad de bendecir, sanar, liberar, contener, abrazar, generar condiciones para crecer, crear o recrear oportunidades de plenificacion y dignificacion humana.
Después de la misa , Abel Soria compartió un poco el camino que se viene realizando desde la Pastoral Carcelaria en relación al Taller de Herrería y Soldadura artesanal en el ámbito carcelario. Se entregaron algunos certificados para valorar la participación de aquellos que comprometieron continuidad en esta experiencia de aprendizaje de oficio.

Bendiciones y a seguir andando


El Árbol se fué enriqueciendo con la sumatoria de manos que añoran alentar crecimientos desde la red de manos

El P.O. Esteban sumó su mano al árbol de la Vida