miércoles, 20 de noviembre de 2013

Jesucristo , el gran desconocido por los católicos - P.O. Miguel Esteban Hesayne

 
 
 
 
Recompartimos la homilia del P.O. Miguel Esteban Hesayne donde nos manifiesta que Jesús suele ser persona desconocida entre los católicos. Coincido.
Si la relación con Cristo fuese autentica se reflejaría en la gradual composición de una comunidad parroquial eclesial misionera , profetica, encarnada, simple, lugar de encuentro, vivaz, misericordiosa, abierta a la novedad creativa del Espíritu Santo ...
 
Una de las expresiones refleja mucho el lugar donde estamos parados como católicos de Choele Choel : "La mayoría de los católicos, apenas ha tenido un trato y muy superficial con Jesús en la niñez. O nulo, como no pocos que le dieron más importancia a la fiestita en la Primera Comunión que al encuentro presencial con el mismísimo Jesús. Es natural que no tengan “ni idea” de quién es Jesucristo para ellos en la trayectoria de su existencia…"
 
Jesucristo, el gran desconocido

Homilía de monseñor Miguel Esteban Hesayne, obispo emérito de Viedma para el domingo 17 de noviembre de 2013


Y lo más lamentable, desconocido por la mayoría de los que se llaman cristianos ó católicos…Tan desconocido como desfigurado. La noción que guardan de Jesucristo la mayoría de los católicos es la que conservan de lo que escucharon en su primera niñez. Un vago recuerdo de la enseñanza del catecismo para hacer la Primera Comunión

Y así y con toda razón ese Jesús es cosa de ninguna importancia para la vida juvenil y menos para la vida de la familia. Y ni pensar en la vida profesional o del trabajo de la política o de los negocios. Jesucristo a lo sumo es simpático recuerdo bucólico que, en algunos casos, se reaviva en Navidad, mirando algunos Pesebres familiares.

¿¿¿ Qué hacer para devolver el encuentro con Jesucristo a la inmensa mayoría de la gente que a diario tratamos???

¿A las personas cómo se las va conociendo? Con el trato y cuanto más frecuente, tanto más se las va conociendo…Pregúnteles a novios…a casados…a amigos…si el conocerse mutuamente no ha llevado tiempo…trato…y les responderán …y… que se han ido conociendo más y más y hasta sin darse cuenta, han entrado en todo un proceso...de conocimiento y afecto de aprecio, amistad, amor…

Con Jesucristo pasa lo mismo. Jesús, es una Persona no es un personaje de los dibujos animados, ni una estatua. El mal que han causa imágenes y estampitas…o un simple recuerdo de cosas religiosas, oídas en la niñez, Para vida joven o adulta de una persona nada de eso sirve y quedarse con eso, es ridículo, como es, si un hombre o mujer a los 30 0 40 años quisiera lucir el buzo que usaba en su niñez…

TRATO-PROCESO SON DOS INSTANCIAS QUE LAS PERSONAS NECESITAMOS PARA CONOCERNOS RELACIONARNOS, AMARNOS…

La mayoría de los católicos, apenas ha tenido un trato y muy superficial con Jesús en la niñez. O nulo, como no pocos que le dieron más importancia a la fiestita en la Primera Comunión que al encuentro presencial con el mismísimo Jesús. Es natural que no tengan “ni idea” de quién es Jesucristo para ellos en la trayectoria de su existencia…

¿Que hay que hacer para encontrarse con Jesucristo principalmente cuando un hombre o una mujer entran en el proceso de construir sus propias vidas y de una u otra manera contribuyen a que otros hagan la suya personal?

Buscarlotener un mínimo de interés por saber quién es, como acontece con quiénes nos vamos relacionando. Nos encontramos con innumerables personas a lo largo de la vida. Con quiénes no hemos tenido interés entablar una relación no hemos hecho ni siquiera el intento de tratarlas. No nos hemos detenido. Hemos seguido nuestro camino…A la mayoría de los católicos se les ha impuesto una serie de obligaciones religiosas y normas de conducta pero no se les ha despertado el interés por encontrarse de tú a tú con Jesucristo. Es lo único necesario e irrenunciable para encontrar la Verdad de cada uno y lograrse en la felicidad de una Vida plena de Amor, Sí es la experiencia de los que nos hemos lanzado a buscarlo para encontrar un rumbo a nuestra existencia personal. No basta una charla al paso ó escuchar algún conferencista famoso ni tampoco lecturas de eruditos teólogos…Todo esto puede venir muy bien después de iniciado asiduo, sincero y cordial trato con el mismísimo Jesucristo.

Así lo hicieron los dos primeros jóvenes galileos, Juan y Andrés, a quiénes el profeta Juan les despertó el interés por conocer a ese hombre Jesucristo que se les cruzó en las orillas del Jordán(1). El primer encuentro fue inolvidable. Ahí comenzó una invitación boca a boca. Pasan los siglos y el encuentro personal con Jesús se actualiza en millones de gente de toda condición y raza, Es una experiencia personal de quienes tienen interés por encontrarlo y entran en un proceso de trato de persona a persona.

En próxima homilía bajaremos a la posibilidad de alcanzar la experiencia personal.


Mons. Miguel Esteban Hesayne, Obispo emérito de Viedma