miércoles, 31 de octubre de 2012

Evangelio del 4 de noviembre


LA LUZ DE LA PALABRA DE DIOS DEL 4 DE NOVIEMBRE:

 

 Evangelio según San Marcos 12,28-34

 “Amaras al Señor tu Dios , con todo tu corazón y con toda

tu alma, con todo tu espíritu y todas tus fuerzas. Amaras a tu

prójimo como a ti mismo”

 

Un escriba se acerco a Jesús y le preguntó: “¿Cuál es el primero de los mandamientos?”. Los escribas eran personas muy instruidas y meticulosas que estaban capacitadas no solo para llevar adelante compromisos contables sino que solía delegárseles la copia de textos bíblicos (no había imprenta en aquellos tiempos).  Incluso eran intérpretes y maestros de sagrada escritura.

Jesús es concreto en su respuesta: “Amar a Dios y amar al prójimo como a uno mismo”. Y el escriba le dice: “Tienes razón al decir que Amar a Dios y al prójimo como a uno mismo vale más que todos los rituales y sacrificios” y Jesús le responde: “Tú no estás lejos del Reino de Dios”.

Amar es una palabra que se piensa y se vive de muchas maneras. Los cristianos debemos visualizar el sentido de esta palabra desde el estilo de vida de Jesús y sus opciones. Entendemos y vivimos el amor cristiano únicamente en autentica relación con Cristo.

Desde la  iglesia estamos expuestos a caer en ritualizaciones del mandamiento del amor enfrascándolo en algo a adorar y no en algo por lo que debemos dejarnos interpelar y transformar. Monseñor Oscar Romero decía: “Una religión de misa dominical pero de semanas injustas no gusta al Señor. Una religión de mucho rezo pero con hipocresías en el corazón no es cristiana. Una Iglesia que se instalara sólo para estar bien, para tener mucho dinero, mucha comodidad, pero que olvidara el reclamo de las injusticias, no sería la verdadera Iglesia de nuestro divino Redentor”. Ademas animaba a que los valores cristianos no se expulsaran de ningún proceso de transformación social. A esto lo acentuaba en estos términos: “Pretender la vida plena y procesos liberadores sin Cristo es emprender transformaciones que están mancos en sus posibilidades y alcances. Ya que solo Cristo puede liberarnos del pecado y de la muerte eterna.”

Un pensador dice : “Antes de salir eufórico a transformar el mundo da tres vueltas por tu casa”. Examinémonos en el amor a la luz de Jesús. Dejémonos transformar por el amor de Dios. Transformemos y cuidemos la vida con amor cristiano. 

Bendiciones!!!

P. Cristian Bonin