miércoles, 23 de noviembre de 2016

Oraciones para acompañar el signo de la corona de Adviento-Navidad






Compartiendo Adviento y Navidad en casa , en familia , entre vecinos ….
Compartimos este recurso sencillo y casero como alternativa orante para integrar al progresivo encendido de la Corona de Adviento. El contenido consiste en extractos de las lecturas propias de cada domingo acompañadas por una oración que nos ayuda a unir Palabra y Signo. Lo podemos compartir en casa, en familia, entre vecinos, en el trabajo,  en las celebraciones de Fe de este tiempo de Adviento y Navidad.
La idea es armar el signo con lo que haya en casa sin entrar en gastos ni complicaciones sino mas bien comprometiendo la creatividad. Lo valioso pasa por valernos del signo como un modo de oración que nos prepara para el sentido cristiano de Navidad. En concreto es preparar 5 velas (4 por cada semana de Adviento y 1 que representa Navidad) e ir encendiendo una vela por cada semana hasta llegar a Navidad. En clima de oración y abiertos a dejarnos impregnar por lo que se comparta podemos iniciar el momento  invocando a Dios (nos persignamos) , encender la vela , leer serenamente los textos bíblicos y la oración, hacer un ratito de meditación y cerrar el momento de oración persignándonos. Cuando creamos conveniente apaguemos la vela. A la semana siguiente (prendemos la vela de la semana anterior y la que corresponde a la semana en curso) y reiteramos el modo de orar.  Que sea de provecho. Bendiciones. p.Cristian

Les dejo aquí abajo el link para acceder y descargar el archivo WORD que contiene la informacion:

Y dejo igualmente sobre la plantilla visible del blog el contenido para quienes no quieran el archivo pero si deseen leer o copiar-pegar:


1er Domingo de Adviento (27 de noviembre)


“Con sus espadas forjaran arados y podaderas con sus lanzas” (Isaías 2,1-5)

“Estén atentos y preparados” (Mateo 24, 37-44)


Oración: Querido Dios, a la luz de tu Palabra y del encendido de esta primera vela invocamos tu presencia para que nos ayudes a estar atentos a tus formas de estar entre nosotros y a dejarnos bendecir por tu presencia. Ayúdanos mucho a madurar en el complejo arte de transformar las espadas en arados, las armas en herramientas, los golpes en caricias,  los insultos en diálogos, la frialdad en ternura, el chismerío en silencio saludable, la división en reunión,  las ausencias en presencias, las quejas en proyectos, las caídas en aprendizaje. Amén. 


2do Domingo de Adviento (4 de diciembre)


“Porque Él librará al pobre que suplica y al humilde que está desamparado” (Salmo 71)

“Preparen el camino del Señor , allanen sus senderos” (Mateo 3,1-12)


Oración: Querido Dios, a la luz de tu Palabra y del encendido de esta segunda vela invocamos tu presencia  para que nos ayudes a trabajar en los caminos de la vida para librarnos de aquellos obstáculos que impiden encuentro gozoso con tu persona y que impiden que convivamos más encontrados los unos con los otros en la vida de amistad,  familiar, laboral y vecinal. Amén. 



3er Domingo de Adviento (11 de diciembre)


“El Señor mantiene su fidelidad para siempre, hace justicia a los oprimidos y da pan a los hambrientos” (Salmo 145)

“El Espíritu del Señor está sobre mí, Él me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres” (Mateo 11,2-11)


Oración: Querido Dios, a la luz de la Palabra y del encendido de esta tercera vela invocamos tu presencia  para que nos ayudes a vivir el gozo de tu cercanía y a dejarnos animar por tu Espíritu que invita a sembrar la Buena Noticia allí donde impera la mala noticia y la desesperanza, y a trabajar por la justicia y la paz en la vida de los oprimidos y hambrientos de hoy. Amen


4to Domingo de Adviento (18 de diciembre)


“La Virgen concebirá y dará a luz un hijo a quien pondrán el nombre de Emanuel

, que significa Dios con nosotros” (Mateo 1,23)


Oración: Querido Dios, a la luz de la Palabra y del encendido de esta cuarta vela invocamos tu presencia para que nos ayudes a descubrir tu proximidad en cada expresión de VIDA: en cada nacimiento; en un primer paso; en una primera palabra; en cada sonrisa;  en cada siembra; en cada brote y en cada cosecha;  en cada Arco Iris; en cada amanecer; en cada oportunidad para realizarnos y recrearnos; en cada reunión fraterna;  en cada canto entrañable; en cada despedida vinculada a crecimientos; en cada experiencia de comunión; en cada gesto de amor; en el más frágil; en el que está sin techo; en el que está enfermo; en el hambriento; en el desnudo; en el que está preso. Afirma la Fe de quienes te confesamos “Dios con nosotros”. Que así te sintamos, que así te profesemos, que así te vivamos. Amen
 

Nochebuena y Navidad (24 y 25 de diciembre)


“Sobre los que habitaban en el país de la oscuridad ha brillado una luz” (Isaías 9,1-6)

“Mientras se encontraban en Belén a María le llegó el tiempo de ser madre. Dio a luz a su hijo, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre porque donde se alojaban no había lugar para ellos” (Lucas 2,1-4)


Oración: Querido niño Dios, a la luz de la Palabra y del encendido de esta vela tan especial festejamos en comunidad de FE tu cumpleaños. Que esa ternura aguerrida de José y María para cuidarte con tanto amor en medio de tantas dificultades y amenazas la sepamos asimilar como comunidad de FE a la hora de acompañar gestaciones, apuntalar crecimientos y defender a aquellos que sienten que las puertas de la vida, el cariño, la justicia y la paz se les han cerrado en la cara . Amén.