sábado, 8 de junio de 2013

Encuentro diocesano de pastoral carcelaria en Pomona


El sábado 8 se compartió una muy grata experiencia pastoral. Junto al P.O. Esteban , el P.Felipe , el P. Cristian , laicos de Pomona, Viedma, San Antonio Oeste , Lamarque y Choele Choel vivimos un nuevo encuentro diocesano de pastoral penitenciaria. Nos reunimos en Pomona , donde se desarrolló buena parte del encuentro. Durante parte de la mañana , almuerzo y comienzo de la tarde estuvimos en el servicio penitenciario de régimen abierto de Pomona.

Allí nos recibieron los 14 muchachos que cumplen condena, junto a alguno de sus familiares, trabajadores penitenciarios y el director de la cárcel. El P.O. Esteban hizo una oración y bendijo un espacio que será funcional a los momentos de oración, reflexión y culto. Y  se inauguró una ermita donde se entronizó una imagen de la Virgen María restaurada por una de las personas privadas de libertad. Estuvieron presente la secretaria de seguridad de Rio Negro, Martha Arriola; trabajadores de educación ligados a este lugar y  algunos vecinos de la zona.  

Pusimos en oración el seguir invirtiendo esfuerzos en la apertura del surco de las experiencias educativas,  la formación en oficios, la experiencia de transformar la realidad trabajando, la valoración de la formación realizada sobre iniciativas propuestas y gestionadas por los mismos privados de libertad, las instancias de oración ,  la proximidad y el contacto familiar .  

Compartimos un cálido almuerzo preparado por los muchachos. Recorrimos las instalaciones y los espacios de trabajo. Nos mostraron los emprendimientos en marcha (quinta, cría de conejos y pollos, lombricario, trabajo en pastura y frutales,  trabajos en madera y tergopol etc.) y los emprendimientos por realizar.

En el espacio de reflexión y culto hay un cartel grande que dice “Comienza a reconocerte a ti mismo para poder ver al otro como igual”. Ciertamente la dimensión del cultivo espiritual ayuda a descubrirnos hechos a imagen y semejanza de Dios, es decir, creados por amor y por lo tanto necesitados de amor para seguir recreandonos y haciendonos. Dotados de la capacidad de amar y de recrear la realidad desde el amor. Hechos por un Dios que es comunidad y por eso llamados a cultivarnos en un contexto de "nosotros". Entendiendo la importancia de cuidar la sanidad de la dimension comunitaria/familiar/grupal  dado que es espacio vital para crecer y ser.